domingo, 4 de enero de 2009

La vuelta


Me siento en ese lugar que ya conozco, y sin embargo me toca ser una completa extraña en esta escena.
Hay olores que me recuerdan a aquellos días en los cuales los problemas eran otros. Las búsquedas se limitaban a las hojas, la tierra o un poco de agua para inventar el alimento. Los amores se materializaban en la espera del regalo prometido, o en la llegada de un cumpleaños.
Ese lugar que conozco no cambio demasiado. Los objetos ocupan el lugar que solían ocupar. Pero el tiempo nos ha atravesado: a ellos, y sobretodo a mi.
Y aunque inevitablemente cada movimiento del viento me lleve al jardín de la memoria, hoy soy otra. Hay implícito un dolor, porque en algún rincón anhelo que vuelva esa tranquilidad, o esa confortable tristeza que podía quebrar de a poquito con colores y azúcar.

No hay comentarios: