domingo, 26 de diciembre de 2010

Sobre el piso

Los inesperados invasores sombríos, las despedidas (vividas y por venir), la incertidumbre y las navidades: cosas que me angustian profundamente.
Si quiero, lloro un 25.

No hay comentarios: