domingo, 27 de noviembre de 2011

Declaración (profesión)

Tengo 25 años. Soy periodista, pero no me animo.
Conozco gente que me dice "dale", digo "sí", y no me animo.
Otras personas, leen lo que escribo, lo corrigen, lo releen, me dicen "dale, está bueno", digo "sí", y no me animo.
Tengo ideas que me guardo (alguna hasta me parecen buenas), siento placer al contactar a un entrevistado, al encontrarlo, al preguntarle. También me da vergüenza que se note que no sé que preguntar y quiero terminar rápido y digo "listo". "¿Listo?".
Soy mala manejando el silencio. Necesito explicar mil veces lo que pregunto porque creo que lo explico mal.
Y pienso: ¿no me animo o no hago?, ¿no me animo o es más cómodo pensar que no me animo y en realidad no doy el primer paso? Temo equivocarme, no cumplir (con el otro, conmigo), no cumplir expectativas.
Dar el primer paso: la cuestión de siempre.

3 comentarios:

Patricio dijo...

Todo lo que mencionaste son síntomas de un periodista. Vas por el buen camino.

Agu Jaurena dijo...

La cuestión es dejar de lado el "temor" y proponer. Incluso equivocarse y recibir unos cuántos no. El problema es dar el paso y hacerlo y mandar. Procesando... ... ...

Graciano dijo...

"Arrojarse al vacío es una misión"
Animate.
Besos