jueves, 15 de diciembre de 2011

Buen día



De mi último viaje a Villegas, mi ciudad natal, me traje un montón de amor, de morfi, y de fotos hermosas de Hilario. Acá una de ellas, mientras espera que lo cambien a la mañana.
Que la distancia y el amor se cancelan todo el tiempo, eso lo aprendí principalmente con mis sobrinos. pronto los veré para decirles "hola, los amo, soy la tía Agu que vino de visita"

domingo, 4 de diciembre de 2011

I don't care



Tres señoras pasean por el Barrio Chino, en Buenos Aires. Alguna cuenta un chisme, pero a la rubia le importa muy poco.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Un recuerdo de amor

Hace un tiempo, quizás un año o un poco más, mi novio me regaló Double Fantasy, de John y Yoko. Él siempre me hace regalos, sobre todo muchos discos, pero ese día fue especial, porque había elegido ESE disco. Ese que amo y que está entre mis preferidos.
Ese día yo anclé en un objeto un sentimiento que me acompaña día a día: él me conoce. Podría haber elegido algo más seguro (Imagine, Walls and Bridges), pero no. Él me ama.
Nos pusimos a ordenar a la mañana y lo pusimos a todo volumen. Barrimos y bailamos. Tiramos cosas y nos dimos besos. Levantamos las persianas y abrimos las ventanas en pijamas. Yo descalza, él no.
Comentamos las canciones, pero fue en  Beautiful Boy en la que me di cuenta de que mi vida podía ser eso: limpiar la casa, bailar, escuchar a Lennon, estar cerca de la persona que amo. Fue por algo simple, pero tan poderoso que me quedó grabado: él se puso triste, porque pensó que John no estuvo cerca de Sean, su hijo, todo el tiempo que él hubiera querido, todo el tiempo que el tendría que haber estado. Y después se emocionó (o nos emocionamos, mejor) porque lo que le decía Lennon a su darling boy era que no tenga miedo, que él iba a estar cerca siempre, y le regaló acaso la certeza más maravillosa de todas: la vida es lo que te ocurre mientras estás ocupado haciendo planes.
Yo lloré cuando escuché Woman. Decidimos que esa era la canción más "diferente" del disco, y que era (es) aún más conmovedora y mejor, como si fuera posible, que la versión que conocíamos.
El disco siguió y terminó. La casa quedó ordenada unos días.