lunes, 9 de enero de 2012

Michi


Sí, claro, Michi se llama Michelle por la canción de los Beatles. Una vez se lo encontró a McCartney en New York y lo saludó: dice que tiene buena onda (o eso elegí acordarme, aunque no lo soporto).
La conocí en clase de fotografía -un círculo: la conocí en la clase por la cuál saqué la foto que está acá arriba en una salida con el grupo de fotografía donde la conocí-, esos encuentros de martes que hace las veces de terapia de grupo, encuentro de ebrios, show del chiste y reunión de amigos.
Le gusta  leer y odia y le tiene miedo, terror, a los gatos. Secretamente, yo dudo sobre tener uno por ella, aunque nunca vino a casa.
Cuando se fue a Praga, se acordó de mi y me mandó por correo -sí, sobre, estampilla, correo, avión- un libro de Kertész. Había dentro del paquete una grulla que ella hizo, una de esas que le hace a la gente que conoce y quiere, una de las que le regaló a Kusturica.
Yo, de regalo, le doy una canción sobre un pájaro.


5 comentarios:

flor dijo...

qué bueno que estés de vuelta. me gusta esta modalidad de retratos foto + texto, podrías imponerlos al mundo!!!

Patricio dijo...

Grosa Michi. Me gustan esas acciones que se rigen por la nostalgia. Tiene su grado de originalidad. Ya nadie lo hace. Saludos querida

Nicolás dijo...

Hermosa entrada :)

MICHELLE KRYMER dijo...

GRACIAS! sos hermosisisima! te quiero

MICHELLE KRYMER dijo...

gracias Patricio! un beso.. y anímate es mágico... bueno no perderl.