lunes, 6 de febrero de 2012

Tridente ofensivo



Hace un par de años que en las fiestas -esa desafortunada y acaso entristecedora época del año- algo malo sucede y por eso lo paso realmente mal. Pero el año pasado fue la excepción. Fue un año nuevo hermoso, lleno de familia, de risa, de comida rica, de amor, de no-descompostura, de no-preocupación; de baile y risas, de alguna discusión ruidosa a las 5 de la mañana, pero divertida (véase Ricardo Iorio sobre Amy Winehouse).
En la foto, de izquierda a derecha, Juan (o Pollo, mi primo casi-nacemos-el-mismo-día), Nico (mi amor), Cristian (mi primo profe de taekwondo, eterno niño), acompañados por unos fernet.
Una buena despedida de año. Una buena bienvenida de otro.

1 comentario:

flor dijo...

¡qué alegría saber que la pasaste así!