martes, 3 de julio de 2012

Aproximación (sobre mi ensayo fotográfico)

Hace poco tuve un sueño. Soñé que caminaba sola entre mucha gente, y veía tirado a un niñito, acaso un bebé, llorando desconsoladamente. El bebé era negro, con ojos gigantes y brillosos, y tenía el cuerpo extremadamente flaco y la cara lastimada.
Yo grité para que alguien haga algo, para que lo ayudasen. Alguien, pero no yo.
El sueño se torna angustiante. Yo lloro. Hay una especie de cámara lenta.
La escena cambia y aparece mi hermana con sus dos hijos. Mi hermana toma al bebé con destreza, lo cura o lo ayuda o no-se-qué, porque no lo recuerdo. Sí recuerdo que en el sueño no había ya sonido, pero sí desesperación. Sí recuerdo que el bebé lloraba y había sangre. Sí recuerdo que yo no lo tocaba y no quería que mis sobrinos lo tocasen. Sí recuerdo que mi angustia y mi desesperación nacían de la necesidad de que alguien ayude a ese bebé. Alguien, pero no yo.
FIN DEL SUEÑO.
¿Qué es este sueño? ¿Qué es ese bebé? ¿Qué es esa angustia? .
Lo que me dice este sueño se relaciona con la maternidad. No puedo ignorar el dolor del niño, pido ayuda, no quiero que siga así. Pero tiene que aparecer mi hermana, que es madre, para ayudarlo. Yo no soy madre. Yo no soy lo materno.
Esto me hace pensar en que soy mujer y sin embargo no soy madre. ¿Qué pasa con eso del instinto maternal? Creo en lo femenino y creo que ahí, en esa condición, está integrado lo materno. Pero en ese orden y no en otro. en este texto aparece así: HUMANO, FEMENINO, MADRE.
¿Por qué hacer un ensayo sobre madres y sus hijos? Mejor: ¿cómo hacer un ensayo sobre madres y sus hijos y no ser madre y tener la mirada -bueno, el instinto- materna en construcción? Para eso: para hallarlo.
Creo que la maternidad está en lo cotidiano, en los actos simples, en lo no solemne, en lo común, en lo real.

Dana con Sofía. Amor en el balcón.

4 comentarios:

cecilia dijo...

TE AMO (así, con mayúsculas, como se ama en el infinito)

Sool dijo...

Cani pase y lei, que decir?
Aca estoy, y te quiero!

anita. dijo...

El bebé era extremadamente flaco y estaba lastimado. Yo elijo esa parte para pensar.
Te dejo un texto que escribí ayer mirando la tele. Es un divague, pero de alguna forma habla de los sueños también..



El vino aplaca la necesidad urgente de resolverlo. Eso que crece y que se amasa adentro de mi pecho como una bola de nieve cayendo en picada. Cuando miro Mtv todo parece menos doloroso. Salpica colores foforescentes, cuerpos negros con brillantina estallando contra las olas del mar. Por qué sera que las cosas de este lado gris y lluvioso son tan diferentes? Qué es eso que me venden que necesito comprar? El amor perfecto. La venganza perfecta. El orgullo por sobre todas las cosas. En la television todo tiene mas sentido.
Aca, en el mundo real, deambulo. Mi vida es un zapping. En la tele elijo quedarme viendo una pelicula, y es tan clara! Tiene un principio, un desenlace, y un final. Mi vida, la de todos, tiene principios varios, desenlaces y finales de todo tipo, superpuestos, ambiguos, caprichosos, inacabados e imperfectos. Empezar y no terminar, cada día. Aunque por otro lado eso es lo mas divertido. Probar*.

*Algunas cosas no tienen vuelta atrás.

***

Ahora la copa se acabó y la televisión se pixeló. El cable funciona mal, la antena está saturada de información que le llega desde el otras partes del cosmos. Los visitantes intergalácticos. Conoceré alguna vez un extraterrestre? O a Scarlett Johansen? Sería lo mismo, no sé quién tiene mayor grado de existencia. Son dos desconocidos para mi.
Los cuerpos se agitan, las imágenes torcidas se siguen distorcionando hasta formar un mandala. La música no hace mas que acelerar y desacelerar las cosas. Impone el ritmo. La procesión interna a veces es sorda. Deberíamos poder decidir qué musica ponerle a nuestras vidas*.

*La condena perfecta para expiar.

***

Los colores se esparcen, se mezclan, parecen gritar. Son la llamada del más allá, el futuro, que te pregunta: y vos, qué haces? Hacia dónde estas mirando? “Tengo la boca seca”, es lo único que sabés responder. Es todo cirscunstancial, pensás, y así se pasa la vida. Ni siquiera creo en este libro que leo. La esperanza es lo primero que se pierde, una pasión demasiado triste. Ahora tengo pañales de nuevo y me arrepiento, ahora, sí. Arrepentirse es tan fácil, tan débil, tan FEO. No quiero que termine así. Quiero poder decidir sobre esta historia, no dejar de creer. En los colores, si. En la creación. El Big Bang. Elegir qué escala, qué matices. Los datalles del diablo. Las repeticiones, los eternos retornos y las cintas de Moebius. De qué lado elijo estar? No caer en la trampa, los dos lados son patinosos porque son el mismo. Resbalarse para sentir el piso frío puede ser agradable en verano.
En cualquier caso, mejor elegir. Mejor probar. No tener miedo de la bestia peluda que aparenta ser el guardián del otro mundo. No caer en ese otro mundo más que cuando se cierran los ojos para dormir y soñar. Acaso soñar con bestias peludas que nos acaricien la cabeza mientras enfrentamos aquellos profundos deseos descompuestos. En el fondo de esa ciénaga roja la esperanza no se ahoga, se agarra de las arterias y baila.

ale dijo...

...lo que escribìs + (sumado)a lo que transmitìs con la imagen...resultado perfecto! TE FELICITO AGUS!!!