miércoles, 26 de diciembre de 2012

Once

El Once.
No se si es un barrio o es una forma de llamarle a una parte de un barrio de Buenos Aires o si es un vórtex de magia invisible.
Hace poco iba en bici por Perón y pensé, mientras cruzaba Pueyrredón, que podría estar en uno de esos lugares en los que Bruce Willis mata a "los malos". Uno de esos barrioslocura que aparecen en documentales de lo exótico, o esas ciudades a la que mucha gente viaja a meditar y soportar olores y texturas desagradables o mirar a las personas como si fuera un zoológico, con lo profundo como excusa. 
Pero era "el Once". El barrio al que voy pedaleando a trabajar. Las calles con la gente más extraña y genial. Lleno de lugares de nombres inventados y sin sentido donde te venden un ventilador de mano, o un corpiño de leopardo o un muñeco de alguna versión de Spiderman del inframundo.
Es atemporal y ruidoso y está repleto de gente y de cosas.
Tiene algo de hermoso.


No hay comentarios: