martes, 12 de marzo de 2013

Nitabú

A Ana ya le dediqué un post. Ahí le decía que cuando la conocí no me la bancaba, y ahora la adoro.
Anita es de esas mujeres hermosas. Pero hermosas siempre: hermosa de mal humor, peleando, borracha, preguntando algo, con sueño.
Nos vemos poco, aunque planeamos vernos siempre (acá podría decir que yo hago planes que nunca cumplo... pero ella un poco también).
En las fotos de este post, la perseguí un poco mientras se maquillaba en la mansión de Fitz Roy, cuando todavía vivía ahí, en un pequeño cuarto con luces y libros lindísimos, y una piel a los pies de su cama, entre Marilyn y Susana.







2 comentarios:

María Alejandra Méndez dijo...

divinas fotos agus!

anita. dijo...

Ay, Agus! Tus palabras siempre empapadas de honestidad y dulzura. Gracias amiga! :)