jueves, 20 de febrero de 2014

Dana


Me gustaría tener la capacidad de decir todo lo que siento por la gente que quiero profundamente, pero no.
Lo que puedo es mirarlas con toda la honestidad con la que cuento. Con el amor profundo que siento por ellas. Y trato de encontrar un instante en el que me digan y yo pueda decirles lo que son para mí. 
Una parte de mi cuerpo, de mi cabeza, de mi corazón. Una parte de mí. Incondicional y sincera. Algo de lo trascendente, de lo intangible.
Ella es mi amiga Dana. Y eso que veo es ella: una mujer maravillosa.

1 comentario:

María Alejandra Mendez dijo...

qué lindo agu!
la foto, lo que escribís, todo eso transmite tu foto!