martes, 18 de febrero de 2014

(mil veces) Bolaño




"Este es el juego. Muchos destinos. Es lo que te ofrezco. Es el único juego que un muchacho pobre se puede ofrendar a sí mismo, un tributo de nada; al menos (y aquí puedes mirar arriba, el cielo celeste) de nada especial. No envejecer. No madurar nunca. Siempre intentando llegar a algo. ¡Y nada especial es en el fondo ese algo! Muchos destinos, juegos amables. La antípoda de la meditación, de la histeria".

Literatura para enamorados 2 (1979)

No hay comentarios: