jueves, 10 de abril de 2014

Hecho en Buenos Aires


Viernes a la tarde después de ver por segunda vez 20000 days on earth. Maru y yo nos despedimos, pero antes se acerca este muchacho, cuyo nombre no recuerdo o nunca dijo, para vendernos la Hecho en Buenos Aires.
El pibe era genial. Nos hizo reir, nos vendió la revista -que compré con gusto-, y nos dice que prefiere salir a trabajar con una sonrisa porque si no es todo un bajón. Al final, nos pide "un finito", porque a su transa que paraba cerca lo habían agarrado. Nos reímos mucho. Los tres. Nos dio un beso y se fue. 
Con Maru nos quedamos pensando que por algún motivo la gente se acerca y nos cuenta estas historias bizarras. Eso habla de la cara que tenemos para los otros. Creo que nos gustó.

No hay comentarios: